Dulce historia

Bon Chocolat surgió un día con la idea de democratizar los buenos chocolates y de calidad.

Han pasado 10 años desde que Vincent Mégevand de origen suizo, se estableció en Chile. Al tiempo se caso con una chilena, Carolina Torres y se establecieron en cuidad de La Serena.

En la búsqueda por encontrar chocolates de calidad (difícil misión), se dieron cuenta que el mercado ofrecía muchos sucedáneos con sabor a chocolate pero pocos «verdaderos» chocolates.

Decidieron emprender. En una primera etapa, abrir una tienda en el centro de La Serena y ofrecer a la clientela diferentes tipos de chocolates, de distintos países  con distintos porcentajes de cacao y para todos. (diabéticos, celiacos, veganos, etc) .

Poco a poco crecieron las ganas por descubrir y conocer el hermoso mundo del chocolate. Tanto es así, que Carolina, decidió estudiar para especializarse como Chocolatier tomando un curso en Santiago con una maestra argentina y ex jefa de producción de una gran chocolatería en Chile.

Hacer chocolate necesita de pasión, mucha técnica y dedicación. Es por eso que la capacitación debe ser constante. Jamas rendirse y quedarse solo en una idea.

Siempre que viajan a Suiza, Carolina y Vincent buscan mejores recetas. Pronto esperan poder comenzar con una producción propia, entregando un sello de calidad, el mismo que los ha caracterizado hasta el día de hoy.

Pin It on Pinterest

Share This